La percepción que tenemos de la realidad

Cada persona tiene una percepción diferente de cómo ve las cosas y su mundo. El Coaching cree que todos tenemos una buena intención detrás de todo lo que hacemos, incluso cuando erramos. Por eso en el Coaching no existe el juicio, todo depende de los valores, percepciones, autoconocimiento, conciencia y el mundo de la persona. Todos estamos en busca de nuestra felicidad y realización, aun cuando no estamos en el camino correcto, y cuando no tenemos un enfoque definido, la sensación es de estar y quedarnos perdidos y con eso desperdiciamos mucha información con una percepción equivocada.

“Ningún hombre escoge el mal por ser mal, pero sólo por confundirlo con felicidad, que es lo que él busca.” Mary Wollstonecraft

La percepción es un proceso complejo con múltiples facetas, iniciada cuando nuestras neuronas sensoriales captan información del medio ambiente y las envían al cerebro en forma de impulsos eléctricos. Tenemos una percepción sensorial limitada. No vemos la radiación infrarroja o percibimos los campos electromagnéticos como los pájaros que usan esa información para orientarse.

La cantidad de información que entra por medio de los cinco sentidos es impresionante; Unos 400 mil millones de bits por segundo. No recibimos ni procesamos conscientemente esa cantidad. Los investigadores afirman que pasan por nuestra conciencia sólo dos mil bits por segundo.

En las palabras del Dr. Andrew Newberg, cuando el cerebro trabaja para intentar crear una historia del mundo, él necesita deshacerse de muchos datos superfluos. El cerebro necesita filtrar una tremenda cantidad de información irrelevante para nosotros, todo ello sin darnos cuenta.

Lo hace inhibiendo cosas, evitando que algunas respuestas e informaciones neurales acaben por llegar al nivel consciente, y así ignoramos la silla en que estamos sentados. Es decir, filtrando lo que se conoce. Y entonces, existe la filtración de lo que es desconocido …

Al ver algo que el cerebro no puede identificar, buscamos algo similar. Si no hay nada similar, o si es algo que seamos no ser real, descartamos la información con:

«Debo estar imaginando cosas».

Así, no percibimos la realidad de hecho, pero vemos la imagen de ella que nuestro cerebro construyó, usando el impulso sensorial y las asociaciones obtenidas en sus vastas redes neuronales.

Desperdiciamos la información que estamos buscando, cada vez más desenfocando de lo que queremos obtener con información innecesaria o que ya es realidad, no manteniendo nuestra atención en lo que realmente es necesario para obtener lo que deseamos.

Dependiendo de sus experiencias, dice el Dr. Newberg, y de cómo usted las procesa, realmente crea un mundo visual. El cerebro es, después de todo, quien percibe la realidad y crea nuestra versión del mundo.

Por eso la importancia del autoconocimiento, del estar enfocado en lo que queremos y no en lo que no queremos. Normalmente estamos enfocados en lo que no queremos, hablamos y pensamos en lo que no queremos, dejando de lado la atención en lo que queremos de verdad. Así desperdiciamos muchas informaciones y respuestas que necesitamos para resolver o eliminar sus obstáculos que le impidan llegar o ser lo que desea.

Los estudios demuestran que estamos apenas el 5% del tiempo con el foco en el presente, el 95% del tiempo se centra en el futuro o pasado. Desperdiciando mucho tiempo, energía y creando frustración por no poder visualizar la realización de sus objetivos, sueños.

El Coaching ayuda a la persona a tomar conciencia de lo que necesita, de lo que ya tiene, trayendo el foco al objetivo de ella y así activando el máximo de informaciones para obtener las respuestas y soluciones necesarias y una visión más amplia y verdadera de su realidad. A través de preguntas pertinentes proporcionar el autoconocimiento y la búsqueda del crecimiento personal, trayendo el foco al «ahora» y así acelerando el proceso de la conquista de sus sueños.

Mantener el foco en el presente contribuye a ser más equilibrados y saludables, tanto física como mentalmente.